sábado, 29 de junio de 2013

Fanáticos de Muse practican el canibalismo

• Los fans de Muse no se gobernaron.
BERLÍN.- Conciertos que comiencen tarde, en todos lados. Pero un concierto donde los fanáticos terminen comiéndose como tacos al pastor, los de Muse.
Y es que vea usted nomás en que degenere está cayendo la sociedad. Resulta que la banda de cumbias y brit pop, Muse (equivalente a Maná en Inglaterra), iba a ofrecer un concierto en la ciudad alemana de Colonia. Era a las 8 de la noche del pasado martes y total, todo iba bonito, la gente ya había entrado al estadio (porque era estadio donde se iban a presentar), todos bien tapaditos (porque estaba haciendo frío). Eran como 10 mil parias reunidos. Toda una crápula de poperos. Lo peor de la sociedad.
Y ya, pues, andaban en la idiota, platicando mensadas para matar el tiempo, como siempre, pues. Que si la mamá de fulano le pone con el carnicero, que si la tía de mengano le pone con el caballo, que si Espinoza Paz es un pendejo. Esas cosas. Y pasaron 10, 15, 20, minutos... 4 horas, 2 días...y el concierto no comenzaba.
Entonces, la chispa de la desesperación se encendió. Los ánimos comenzaron a caldearse. Los fanáticos de Muse, regularmente más inofensivos que un Pug orinando, se pusieron violentos, Comenzaron los empujones, el toma y daca; el dame, tuya, mía, te la presto; la melee. Un golpe, una patada. Un poco de sangre roja, sobre un gran auto nuevo. Sangre. Muerte. Destrucción. ¡Cumbia!
Y llegó el despapaye. Los seguidores de la banda que interpreta Reptilia, comenzaron a ponerse con el yeah yeah hostil. Llevaban dos días sin tragar y quien sabe cuantos eones sin bañarse. La sangre llegó al río. Se regó el tepache. Las ansias de tragar cegaron a los habitualmente torpes fanáticos.
De acuerdo a versiones de por allí, a los museliebers desmayados los comenzaron a colgar como trompo del taco al pastor y les prendieron fuego, como si de animales se tratara. Animales sabrosos.
Quien sabe de donde comenzaron a rolar tortillas, limoncito, salsita, sal, chilito, cilantro, cebolla y hasta servilletas, pero lo que iba a ser un concierto de Muse, se volvió una masacre y luego una taquiza. Se reportan 6 muertos por tacocidio, y 2 empachados.
¿Y Muse? se preguntará el sagaz lector de este medio. Pues Matthew Bellami, el vocalista de este sexteto, o quinteto, o los que sean (who cares?), declaró que esa noche le había dado "diarrea negra", por lo que le resultaba imposible cantar, pues al menor esfuerzo, se asomaba el desastre. ¿Y con que cree que le dio la seguidilla? con tacos. El ciclo de cierra. Que miedo.

2 comentarios:

Sumire dijo...

Por cosas como esas no voy a conciertos.

Marcos Andrés Nehoda dijo...

La foto publicada NADA TIENE QUE VER CON LA NOTICIA PUBLICADA en este blog.

La foto publicada es una instantánea de un video de un arte escénico de circo, de la compañía Nacho Noche, cuyas oficinas se encuentran en Zaragoza, Aragón, España.

Nacho Noche nació como tal, tras el espectáculo en la Embajada de España en Santo Domingo con el espectáculo "loconuncavisto" en 1999. Realizó 4 espectáculos diferentes en circos de Sudamérica, como el trapecio de fuego, el hombre bomba, el número del enterrado (el zombi) y el bebé volador. Además de estos números, que también se estrenaron en fiestas patronales y festivales, tiene dos espectáculos de unos 45 minutos interactivos, provocadores y que no pasan desapercibidos como "loconuncavisto" y "lo nunca visto" con números tales como: EL HOMBRE CHURRASCO [el de la foto], el número del anticirco, el hombre colorido, el hombre elástico, el hombre santo y otros.

Si quieren observar el video [DEL CUAL SE TOMÓ LA FOTO], aquí lo pueden ver: http://nachonoche.blogspot.com.ar/

Para profundizar en el tema del Arte Escénico:
http://www.redescena.net/.../nacho-noche-los-dame-pan-y.../